sábado, 11 de junio de 2016

Cosmética para la educación I

Hola chic@s, 

hoy quiero hablaros de un proyecto precioso del cual tengo el honor de formar parte. Hace unas semanas, Sonia Almela, farmacéutica cosmetóloga directora de Luxurious Goods Spain, se puso en contacto conmigo para explicarme su proyecto. Ya habíamos coincidido en otras ocasiones, y enseguida nos dimos cuenta que teníamos un punto de vista acerca de la educación de los niños muy afín. Ambas compartimos una visión del niño como un ser que siente y que, por lo tanto, hay que respetar. La infancia, especialmente los primeros años de vida del bebé, son cruciales para su desarrollo y son los que determinarán qué tipo de adulto será el día de mañana. Como diría María Montessori: El niño de hoy construye al adulto del mañana.


Sonia nos convocó a un grupo de madres que pensamos que la educación es algo serio y muy importante para el futuro de la humanidad. Vivimos en una sociedad altamente competitiva que va a demasiada velocidad, y pensamos que la etapa de la infancia cada vez es más corta. Parece que hay prisa porque los niños sean adultos. Los niños han de ser niños, han de prepararse para un mundo cambiante, siendo autónomos, curiosos, felices y cargados de humanidad. Es por eso que, durante una mañana (que se nos hizo corta, y tenemos que repetir :D) compartimos nuestras reflexiones y conclusiones, para que cambien actitudes y aumenten las consciencias. Es por eso que, mediante mis redes sociales, quiero dar a conocer este bonito proyecto y aportar mi pequeño granito de arena.


Estamos creando un manifiesto para la educación, Sonia lo ha titulado: Ingredientes cosméticos para la educación. Vamos a ver un par:
  • Vitamina N, de Naturaleza
La falta de inmersión en la naturaleza tiene implicaciones mentales y físicas… no lo digo yo, hay estudios publicados que así lo corroboran. Busquemos darle a los niños naturaleza, dentro de nuestras posibilidades. Les daremos seguridad, autonomía, alegría, confianza y conexión con sus emociones y con su ser, porque no hemos de olvidar qué somos, y de dónde venimos. En la ciudad sobretodo, entre tanto cemento y polución, a veces nos olvidamos de nuestra verdadera naturaleza. Llevar a nuestros hijos al parque, la playa, hacer picnics al aire libre, excursiones de fin de semana a la montaña, visitar una granja escuela, apuntarlos a colonias… tenemos muchas opciones para que los niños se sientan libres y felices, y aprendan a respetar y cuidar del entorno que nos rodea y nos da la vida. 
  • Vitamina B, de Belleza
La belleza está en muchas cosas que van empapando su sensibilidad. La podemos crear y absorber en el orden, en cómo poner la mesa, la luz del anochecer, una canción, un papel de regalo, las palabras, un paisaje, la calma, la delicadeza… eduquemos en la belleza. Enlazando con el punto anterior, acercar a los niños a la naturaleza es una manera de educar en la belleza, ¿hay algo más bello que una flor? ¿un animal cuidando de su cría? ¿un amanecer?… en la ciudad, visitemos museos con ellos, asistamos a algún concierto de música clásica… En los juguetes… elijamos con cuidado qué les ofrecemos. ¿Habéis visto las Monster High? Son mujeres muertas, feas, extremadamente delgadas… O las Bratz, muñecas con unos labios irreales, un rostro hiper maquillado… para los chicos… siempre monstruos, piratas, guerreros… Búsquemos juguetes que no inculquen patrones de belleza o actitudes equivocadas,  que no alimenten el odio o la violencia… ¿Bob esponja? Me parece un dibujo horroroso, y da un ejemplo pésimo, no es una serie para niños y sin embargo es el ídolo de muchos de ellos… ¿Por qué la sociedad parece que quiere dar valor al feísmo y la mala educación? Y ahora me viene a la cabeza Xin Xan, otro que tal baila… la lista podría ser interminable. 


De todo esto y más hablamos hace unos días este grupo de madres preocupadas por el futuro de nuestros hijos y la sociedad en la que les tocará vivir. Nosotros, los padres y madres, tenemos en nuestras manos el futuro de nuestros hijos y nuestra sociedad. Hagamos buen uso de esta responsabilidad.

Sin más, os dejo algunas imágenes de aquel día que Sonia, nuestra anfitriona, preparó con tanto esmero y detalle. ¡Muchísimas gracias por permitirme formar parte!







Las preciosas fotografías son de Paula Pellicer. que es fotógrafa especializada en sesiones new born, maternidad y familia.

Los cosméticos son de Little Butterfly, una firma de cosmética orgánica de la que os hablaré en próximos posts. Me tiene enamorada ;)

Os dejo los nicks de instagram de las madres que formamos parte de este proyecto:

@luxuriousgoods
@paraelbebe
@negraflor_blog
@blogmodabebe
@beth_littlelia
@paulapellicerfotografia
@queridavalentina
@tendreetcoquette

Un abrazo,

M.

3 comentarios:

Noelia Cano dijo...

Me ha encantado el post, y comparto firmemente muchas de las nociones que planteáis. Eso sí, ¡por favor! No olvidéis la "vitamina N, de normas", "vitamina L, de límites" y "vitamina E, de esfuerzo". Soy educadora y madre, y trabajo con adolescentes. Y es increíble lo que me encuentro muy, muy a menudo: niños (jóvenes) sin normas, sin capacidad para asumir la frustración y sin valorar que, para llegar a conseguir algo (máxime, algo importante), el esfuerzo es básico.
Veo que nos formamos mucho en "pedagogía blanca" y eso está muy bien, pero no olvidemos que educar personas en humanidad y para esa vida cambiante que comentáis, implica también enseñarle "el lado feo" de las cosas, no sólo lo bonito.
(Perdona la parrafada, pero es un tema que me apasiona, espero seguir leyendo sobre él aquí!).
Un beso, bonita!

Mareas. dijo...

Me parece un proyecto muy interesante y a la vez emocionante, es cierto que se requieren ciertas dosis de Vitamina N.
Un beso.

Deco dijo...

Este año que no falten vitaminas para todos! Me ha encantado el post, comparto

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...